LA CATEDRAL

v4 a6 III X

El segundo (y más largo) pasamanos de La Catedral

El segundo (y más largo) pasamanos de La Catedral

PRIMERA EXPLORACIÓN:  Toros Canyoning Group, Abril 2019

INTERÉS: 4/5

Con 185 metros aproximados, la catarata del Río Diamante es una de las más altas de Costa Rica. Esta gigantesca caída vertical se observa desde kilómetros a la distancia y la vista desde arriba es algo increíble: la costa se observa en la distancia y las casitas de los pueblos se ven más pequeñas que una uña. Si a esto le sumamos que la ruta antes de llegar a la gran catarata tiene un desnivel muy pronunciado y muchas cataratas seguidas, tenemos una ruta muy particular con una verticalidad única en el país. El multipitch final de casi 200 metros no es para los que padecen del corazón y unas grietas en la roca nos destrozaron una cuerda, haciendo de esta ruta un reto bastante peligroso.

 
 
 

Permiso

Para poder ingresar al río la carretera de lastre desde Pacuarito nos terminó llevando hasta una propiedad privada en en Fila Tinamastes. Logramos identificar la propietaria como Rosa Badilla (Teléfono 6453 9527), de quien obtuvimos permiso para ingresar con el vehículo a su propiedad. El estacionamiento de salida es en un tajo cerca de la base de catarata Diamante. No logramos identificar el propietario ya que ambas veces que llegamos al sitio no había nadie. Aparentemente los locales estacionan aquí con frecuencia para llegar hasta la base de la catarata.

Aproximación

Primeramente fuimos a dejar el vehículo de salida en un punto abajo de la catarata (https://goo.gl/maps/KrgecoKN4tz). Para ello, desde la carretera 243 entre Dominical y Pérez Zeledón tomamos el desvío por calle de lastre hacia el pueblo de Tumbas, siguiendo 5.2 Km hasta doblar a mano izquierda por la carretera que lleva al tajo. Avanzamos 950 metros cruzando un puente y luego doblamos a mano izquierda, siguiendo otros 400 metros hasta llegar al Tajo. Aquí dejamos nuestro vehículo de salida.

Regresamos a la carretera 243 entre Dominical y Pérez Zeledón y tomamos en dirección hacia PZ.  Seguimos 7.1 Km y luego doblamos a la derecha sobre una carretera de lastre hacia Pacuarito. La seguimos 4.5 Km pasando el pueblo de Pacuarito hasta cruzar un puente, luego del cual nos desviamos a la derecha por otra carretera de lastre muy empinada. Avanzamos 1.4 Km más hasta pasar un tajo a mano izquierda, y de ahí otro 1.5 Km más aproximadamente hasta topar con un portón de alambre. Esta es la propiedad de Rosa Badilla, de quien obtuvimos el permiso para pasar. Pasado el portón de alambre y doblamos inmediatamente a mano derecha, siguiendo la trocha hasta que pudimos con los vehículos. Cuando ya no pudimos más progresar con el carro por la trocha nos estacionamos y seguimos a pie. Nuestro punto de estacionamiento de ingreso fue: https://goo.gl/maps/BLNSanNid942

Seguimos la trocha a pie unos 600 metros hasta encontrar otro portón de alambre. Lo cruzamos y pasamos por un pequeño tramo de bosque. Seguimos la trocha otros 180 metros aproximadamente, hasta que esta gira en dirección Norte. Este fue el punto que elegimos para salir de la trocha hacia mano izquierda buscando el SSO.

Primero tuvimos que cruzar un segmento enmontado lleno de arbustos y matas de mora hasta llegar a un suampo (pantano). Navegamos este segmento complicado siempre buscando el SSO hasta topar con una división de bosque y una cruzada al potrero aledaño. Las condiciones del camino en el potrero aledaño mejoraron muchísimo y avanzamos rápidamente hasta la esquina del potrero en el extremo Sur. Aquí encontramos el punto de ingreso al río.

 

LA RUTA

Apenas ingresamos al río nos encontramos con el R1 (20 metros). Pasamos la cuerda directamente alrededor de un árbol a la derecha del caudal y bajamos por el agua sin dejar atrás anclaje.

Avanzamos por el río unos 120 metros hasta llegar a una catarata ancha y escalonada, de aproximadamente 10 metros, la cual pudimos desescalar manteniéndonos a la izquierda.

Caminamos por el cauce otros 230 metros aproximadamente hasta encontrarnos con el R2 (10 metros) donde de nuevo pasamos directamente la cuerda alrededor de un árbol sin dejar atrás anclaje y bajamos a una amplia poza profunda. La presencia de varias piedras debajo de la superficie dificultan la opción de saltar.

A escasos 30 metros de distancia nos encontramos con el R3 (20 metros) el cual rappeleamos con la cuerda directamente alrededor de un árbol a la derecha sin dejar anclaje. Aterrizamos en una poza profunda y salimos a una sección de río donde pudimos observar potrero a la izquierda con una casa arriba de una colina y una trocha pasando por el bosque a la derecha.

A unos 150 metros del R3 nos encontramos con el R4 (8 metros), el cual cae a una amplia y profunda poza. Observamos varias opciones para anclar tanto a la izquierda como a la derecha del caudal, pero finalmente optamos por simplemente saltar a la poza.

En este mismo sector del río observamos bancas y trillos, como si este segmento de río estuviera siendo explotado turísticamente. Sin embargo no vimos a nadie presente.

Caminamos otros 100 metros y claramente llegamos al borde del altiplano, ya que nos encontramos en la cabecera de una catarata con una vista increible. A lo lejos observamos casas, pueblos e inclusive la costa pacifica. Anclamos con cinta de un árbol a la izquierda del caudal, pero luego de una inspección preliminar vimos que la línea de rappel bajaba a una grieta muy angosta donde la fuerza del agua se concentraba. Dado que llevábamos maletines sumamente pesados para una gira de dos días consideramos que era poco agil rappelear por agua fuerte y optamos buscar una mejor linea. Salimos del río y subimos a una loma en el bosque a la izquierda de la catarata, y de ahí usamos cinta para anclar de un árbol (R5 - 30 metros), para luego lanzar una línea que cayó justo donde termina la grieta. Este rappel paso’ por varios bloques de piedras sueltas, los cuales podrían resultar sumamente peligrosos en caso de desprenderse sobre alguien. Tratamos de eliminar los más obvios pero siguen siendo un peligro para cualquiera que descienda por ese lado.

Al salir de la grieta inmediatamente nos encontramos una serie de cataratas, una tras otra. La primera (R6 - 30 metros) la anclamos artificial de la pared de piedra a la derecha del caudal.

Acto seguido, nos encontramos con el R7 (30 metros), el cuál también anclamos artificial de una enorme roca ubicada  a la izquierda del caudal.

Victor bajando el R7

Victor bajando el R7

En la siguiente repisa encontramos otra enorme piedra, esta vez a la derecha del caudal, donde colocamos anclaje artificial justo al borde del inicio de la caída (R8 - 60 metros). Este rappel es de particular cuidado ya que el agua y la línea de rappel cambian de dirección varias veces antes de tocar el suelo. Prestamos mucha atención en mantener una buena línea de rappel que nos permitiera recuperar la cuerda sin dificultades.

Una vez abajo, comenzamos a desescalar por las piedras manteniendo nuestra izquierda, hasta llegar a una especie de gran tobogán escalonado donde por seguridad decidimos rappelear (R9 - 30 metros) pasando la cuerda alrededor de un árbol a la izquierda sin dejar atrás anclaje.

Poco después llegamos a otra catarata pequeña. La estación más apta se encontraba justamente en el centro de la caída y para llegar a ella tuvimos que desescalar unos 10 metros sobre el filo de la cascada. De ahí anclamos con cinta sobre una piedra a nivel de suelo (R10) y rappeleamos unos 8 metros.

De aquí nos mantuvimos a la margen derecha del río, contra una enorme pared de piedra, y seguimos avanzando desescalando unos 90 metros hasta que llegamos arriba de otra catarata donde pudimos observar nuevamente trillos, cables de acero y evidencia turística. Aquí montamos campamento y decidimos seguir el recorrido la mañana siguiente. En la mañana usamos la estación de rappel ya construida (R11 - 40 metros) para realizar nuestro descenso.

Debajo de la catarata nos encontramos una especie de hotel, con camas, mesas, una barra y una cocina. Averiguando descubrimos que el sitio es conocido como Casa de Piedra, y que es un atractivo turístico local.

Seguimos avanzando y pocos metros más adelante nos encontramos el R12 (15 metros), el cual anclamos natural pasando la cuerda directamente alrededor de un árbol a la derecha del caudal sin usar cinta.

50 metros más adelante llegamos al R13 (25 metros), el cual anclamos natural con cinta alrededor de un árbol a la derecha y bajamos directamente por el caudal.

El hermoso R13

El hermoso R13

De ahí nos faltó caminar 60 metros más para estar arriba de la gran catarata Diamante, de 185 metros aproximados de altura. En función de las cuerdas que llevábamos (una cuerda de 120 metros y dos de 60 metros) tuvimos que armar este descenso en forma de multipitch.

La primera estación (R14 - 20 metros) la anclamos artificial de una piedra a la izquierda del caudal. Usamos esta línea para descender el primer segmento escalonado y llegar hasta la verdadera orilla de la cascada, donde la vista es algo realmente descomunal.

Ahí colocamos otro anclaje artificial a la izquierda a nivel del suelo (R15 - 90 Metros) y lanzamos una línea hasta una enorme repisa a mitad cascada.

La vista arriba del R15

La vista arriba del R15

Esta repisa es tan grande que nos permitió desanclarnos y hasta construir un pequeño refugio contra el sol mientras esperábamos el descenso de los demás compañeros.

En la repisa, en la misma línea del rappel anterior, construimos la siguiente estación (R16 - 95 metros), desde la cual lanzamos línea hasta tocar el suelo. El descenso se inicia de pie ya que es inclinado hacia afuera, pero faltando unos 30 o 40 metros para tocar el suelo pasa a ser un extraplomo. Vale la pena mencionar que, a pesar de que los filos en este rappel no se veían para nada pronunciados, justo antes del extraplomo observamos unas pequeñas grietas en la roca; luego del descenso del último integrante de nuestro equipo, al recuperar la cuerda nos encontramos un segmento donde la funda se había roto por completo y parte del alma se había cortado. Observando fotos y vídeos tomados llegamos a la conclusión que ese segmento de cuerda se encontraba en correspondencia de donde inicia el extraplomo, y pensamos que una de esas pequeñas grietas puede haber causado el daño, el cual fácilmente hubiera podido ser letal. Prestaremos MUCHISIMA atención a esto en caso de repetir esta ruta.

El equipo abajo de Catarata Diamante

El equipo abajo de Catarata Diamante

SALIDA

Una vez abajo de Catarata Diamante avanzamos por el río desescalando por piedra y buscando la orilla derecha. A escasos 50 metros nos encontramos con un trillo poco visible entre la hojarasca, el cual seguimos, bordeando el río, por unos 150 metros, hasta que volvimos a topar con el cauce. Cruzamos el río, de nuevo tomamos un trillo en la otra margen y pasamos sobre una pequeña loma al otro lado de la cual nos encontramos con otro río (otro tributario del Diamante) el cual también cruzamos para nuevamente seguir el trillo. Unos 80 metros más adelante salimos al tajo donde estaba estacionado nuestro vehículo.

CAUDAL

El caudal en temporada seca es de poca importancia. Sin embargo aun así en el R5 logra concentrarse con bastante fuerza. La naciente del río se encuentra a poca distancia de la ruta así que estimamos que el riesgo de cabezas de agua en temporada seca ha de ser bajo. En temporada de lluvias el caudal incrementa tanto que haría imposible una gran mayoría de esta ruta y elevaría exponencialmente el peligro de cabezas de agua.

FICHA TÉCNICA

TEMPORADA: De Enero a Abril

DESNIVEL: 580 metros

LONGITUD: 1.7 Km

APROXIMACIÓN: 1.3 Km

DESCENSO: 1 a 2 dias

SALIDA: 450 metros

RÁPEL MÁS LARGO:  95 metros

CUERDAS: 1x120 metros y 2×60 metros

MATERIALES: Cinta tubular, maillones, parabolts y equipo perforante.

NEOPRENO: 3 mm

PELIGRO DE CABEZAS DE AGUA: Bajo en temporada seca. Elevado en temporada alta dada la cantidad de lluvia que suele caer en poco tiempo en la Zona Sur.

HOJA 1:50k: Dominical