MORDOR

v4 a3 V R

El pasadizo principal del ingreso a Mordor, con la torre de Barad Dur de fondo

El pasadizo principal del ingreso a Mordor, con la torre de Barad Dur de fondo

PRIMERA EXPLORACIÓN:  #1) Toros Canyoning Group, Febrero 2017 #2) Toros Canyoning Group, Enero 2019

INTERÉS: 5/5

Mordor es el segmento más profundo del gran cañón del río desagüe, en la vertiente Occidental del Volcán Poás. Inicia donde finaliza el lunar paisaje de los Quemaderos, y desciende a un profundo y oscuro cajón que no vuelve a abrirse hasta poco más arriba de la Catarata Caída del Cielo, un kilómetro y medio más abajo. Dentro de ese cañón encontramos las aguas cristal esmeralda más hermosas que hemos visto en la vida, y una multitud de rápeles y saltos muy seguidos. La piedra gris, el maravilloso color del agua y la mera inmensidad del cañón hacen de este un lugar incomparable y una de las mejores rutas del país. A pesar de ser una ruta relativamente sencilla y sin un grado de dificultad muy elevado, el hecho de que la cuenca de este río sea precisamente el sector de Quemaderos, un área del parque nacional donde no crece vegetación alguna y donde se depositan grandes cantidades de ceniza, hacen de esta una de las cuencas con mayor propensidad de cabezas de agua y lahares volcánicos. Esto, combinado con la ausencia TOTAL de escapes, hacen de esta una de las rutas más peligrosas del país.

 
 
 

Permiso

El propietario de la finca por la cual debemos pasar para llegar al sector de Quemaderos (donde inicia Mordor) es Omar. Consultamos con el para obtener derecho de paso por su propiedad. Además, Omar cuenta con un rancho donde nos permitió acampar y estacionar los vehículos, y que sirvió como el punto de partida perfecto para nuestra ruta. Contactamos a Omar por medio del telefono +50686032593

Aproximación

El propietario de la finca por la cual debemos pasar para llegar al sector de Quemaderos (donde inicia Mordor) es Omar. Consultamos con el para obtener derecho de paso por su propiedad. Además, Omar cuenta con un rancho donde nos permitió acampar y estacionar los vehículos, y que sirvió como el punto de partida perfecto para nuestra ruta.

Desde el rancho de Omar sobre la ruta 708 caminamos hacia el Sur en dirección a Bajos del Toro por unos 680 metros hasta encontrar una entrada a mano izquierda, de lastre. Subimos por ella hasta un portón de malla, el cual (luego de haber obtenido el permiso de Omar) abrimos y seguimos por la carretera.

Avanzamos (en dirección SE) unos 270 metros por la carretera de lastre, hasta encontrarnos un desvío a la izquierda, el cual tomamos. Desde el desvío avanzamos unos 580 metros más, siempre siguiendo la carretera de lastre hasta encontrarnos otro desvío a la izquierda que desciende a una  quebrada.

Tomamos el desvío y cruzamos la quebrada, luego de la cual avanzamos por senderos. Avanzamos unos 40 metros siempre en dirección SE hasta tomar un rumbo levemente ascendente hacia el SSE. A los 150 metros aproximadamente el sendero toma la forma de una trocha más amplia e ingresa a un bosque, y seguimos avanzando dentro del bosque por esta trocha empinada.

Unos 900 metros más adelante, la trocha gira a la izquierda y un puente de madera cruza el Río Desagüe. Cruzamos el puente y nos encontramos en zona de potreros, donde seguimos un sendero hacia el ESE. Unos 700 metros más adelante llegamos a un rancho (propiedad de Omar), el cual vimos como un sitio oportuno para desayunar, y que sin embargo también es buena opción para campamento si decidimos realizar el acercamiento en dos días en lugar de uno.

Desde el rancho seguimos avanzando por el sendero (en realidad pudimos ver varios senderos, que en su mayoría se volvían a unir y separar a lo largo del recorrido), aproximadamente 1 Km hasta llegar a un antena del ICE, y si acaso 100 metros más adelante el sendero ingresa a un bosque.

Unos 80 metros más adelante volvimos a salir a un claro de unos 60 metros, y de nuevo el sendero ingresa al bosque. De aquí’ en adelante todo el recorrido fue por bosque hasta llegar al sector de Quemaderos.

En la primera sección del bosque encontramos varios senderos y el camino a seguir parecía un poco confuso, pero nos mantuvimos a la derecha caminando paralelos al cañón del Río Desagüe. Conforme avanzamos los senderos se fueron unificando hasta ser una sola ruta bien clara.

Avanzamos unos 750 metros por el bosque hasta donde este se abre revelando la majestuosa vista de Quemaderos, un sector del Volcán que se encuentra constantemente expuesto a los gases del cráter, y donde toda vegetación ha muerto, dejando un paisaje lunar bastante surreal.

Seguimos el sendero hasta llegar a la planicie. A nuestra derecha estaba el enorme cañón del Río Desagüe, nuestra ruta: Mordor. Desde lo alto pudimos observar la union del Río Desagüe y su tributario por donde ingresaríamos, y en el medio la torre de Barad Dur.

Seguimos bordeando el cañón unos 140 metros hasta encontrarnos un cajoncito más pequeño, donde desescalamos unos 7 metros hasta llegar a la cabecera del primer rappel.

Iniciando el descenso

 

LA RUTA

Realizamos el primer historico descenso en Febrero del 2017, luego, en Abril de ese mismo año el Volcán Poás hizo su mayor erupción en 64 años. Esto desató un gran Lahar que bajó por la cuenca del Río Desagüe y cambió en forma importante la estructura del rio, destruyendo TODOS los anclajes que instalamos (salvo por el primer rappel, donde colocamos dos parabolts que fueron completamente oxidados por los gases del Volcán a las pocas semanas de ser instalados). El río quedó aterrado de cenizas por más de un año, razón por la cual regresamos en Enero del 2019 a realizar una nueva exploración. Encontramos un río muy cambiado y volvimos a instalar toda la ruta. Lo que aquí’ sigue es una descripción de este “segundo primer descenso” de la parte alta del Río Desagüe.

Una vez llegados al sector de Quemaderos y habiendo desescalado unos 7m para ingresar al pequeño cañón tributario del Desagüe, caminamos unos metros siguiendo la pared derecha hasta encontrarnos el R1 (40 metros) y nuestro antiguo anclaje: dos parabolts totalmente oxidados por los gases volcánicos, TOTALMENTE INUTILIZABLES. Decidimos construir un anclaje Abalakov inspirado por el mundo de la escalada en hielo, de este modo obtuvimos un anclaje redundante y ecualizado simplemente usando cordino de 7mm y maillon, sin necesidad de instalar material metálico fijo. Claramente la continua exposición a los gases del cráter irán oxidando el maillon y causando daños químicos al cordino, LO CUAL PONDRÍA EN PELIGRO NUESTRA VIDA si los usaramos para rappelear nuevamente luego de un periodo de exposicion a los gases, sin embargo consideramos que es más facil, economico y esteticamente sostenible estar cambiando cordino y maillon cada vez que visitamos el sitio en lugar de constantemente estar instalando nuevos parabolts.

Usamos el Abalakov para descender (la mayor parte del rappel es colgando libre luego de pasar un pequeño extraplomo) hasta el gran anfiteatro que da inicio a la ruta. Aquí el aterrizaje es en seco y hay amplio espacio para recuperar la cuerda.

Arriba del    R1   , usando el Abalakov respaldado por ancla humana

Arriba del R1, usando el Abalakov respaldado por ancla humana

Inmediatamente nos encontramos en un cañón de roca lisa, muy distinto visualmente al tipo de paisaje que solemos tener en los barrancos de Costa Rica. Avanzamos hacia donde nuestro ramal tributario se une con el principal del Río Desagüe, desescalando por grandes bloques de piedra caídos de las inestables paredes rocosas. Unos cien metros más adelante nos encontramos con el R2 (15 metros), una leve pendiente más o menos lisa, probablemente desescalable, pero que preferimos equipar por motivos de seguridad (un pequeño accidente como una torcedura de tobillo sería un problema serio en un cañón tan encerrado como este). Colocamos anclajes artificiales en la roca a la izquierda, y descendimos hasta aterrizar en seco.

Si acaso 10 metros más adelante nos encontramos una desescalada de 8 metros, seguida por una poza profunda de unos 8 metros de longitud. El agua de este cañón es absolutamente helada y por ende optamos por colocarnos los wetsuits antes de cruzar la poza nadando.

De nuevo avanzamos unos 10 metros y nos encontramos con el R3 (20 Metros), el cual equipamos con anclajes artificiales colocados en la pared de roca a la derecha del caudal.

Diez metros más adelante nos encontramos justo debajo de la gran torre de Barad-Dur, asomados finalmente sobre el gran cañón del Río Desagüe. Colocamos dos parabolts a nivel de suelo sobre una gran roca a la derecha (R4, 16 metros), y los usamos para descender, aterrizando en una poza profunda de unos 6 metros de longitud.

Ahora teníamos delante de nosotros la sección principal de cañón de Mordor, el cual se abre como una masiva puerta en la montaña. Este largo pasadizo de ingreso es realmente un lugar maravilloso y único en Costa Rica, así que aprovechamos para sacar muchas fotos y videos.

Avanzamos caminando (y nadando por las ocasionales pozas) unos 150 metros, hasta donde el pasadizo principal se estrecha y hace una curva a la izquierda. Aquí desescalamos por el caudal unos 5 metros y nos encontramos un pequeño tobogán en curva de unos 4 metros de largo. Nos lanzamos por el tobogán y caímos a una gran poza profunda de unos 10 metros de longitud, de la cual salimos nadando.

Seguimos progresando por el cañón, el cual nuevamente gira levemente a la derecha, y unos 50 metros más adelante volvimos a desescalar unos 2 metros por el caudal del agua. En esta parte ya nos habíamos alejado lo suficiente del sector de Quemaderos (la parte del Volcán que se encuentra constantemente expuesta a los gases) y por ende el cañón comenzaba a mostrar señales de vegetación y musgo.

Unos 60 metros más adelante nos encontramos con el R5 (13 metros). La gran mayoría del cañón de Mordor es formado por ceniza volcánica compactada, esta piedra parece maciza pero es en realidad de muy mala calidad; normalmente buscamos piedras macizas de basalto empotradas en la ceniza para realizar nuestros anclajes, pero dado que en este sitio no encontramos ninguna opción, optamos por hacer un anclaje natural a nivel del suelo del lado izquierdo. Por su posicionamiento, dudamos que este anclaje sobreviva una cabeza de agua, de ahí la importancia de cargar cinta o cordino para construir un nuevo anclaje en visitas posteriores. Luego de descender el primero, notamos que el aterrizaje era en agua profunda y sin obstáculos, por ende los demás miembros del equipo optamos por no anclarnos y más bien desescalar a una repisa y desde ahí saltar a la poza.

Allan salta a la poza del    R5

Allan salta a la poza del R5

La poza de agua cristalina es profunda y extensa. Nadamos por ella unos 20 metros hasta salir del agua, y de ahi caminamos unos 50 metros más hasta llegar a otra desescalada de unos 7 metros.

A escasos 20 metros nos encontramos el R6 (8 metros), el cual anclamos artificial de una roca a la derecha del caudal, aunque bien se podía saltar, ya que el aterrizaje era en agua profunda, así que optamos por saltar.

50 metros más adelante llegamos a una sección donde podíamos desescalar unos 6 metros o saltar directamente a la profunda poza. De nuevo, optamos por saltar.

Avanzamos caminando por el cañón otros 100 metros más. Las paredes a nuestro alrededor cada vez se hacían más elevadas, hasta que llegaron a exceder los cien metros de altura. Encontramos el R7 (15 Metros), el cual armamos artificial a la derecha del caudal, y que aterriza en una poza profunda de aproximadamente 15 metros de longitud.

A escasos 20 metros el cañón hace una curva a la derecha y forma una pequeña salita lateral antes de estrecharse, y aquí nos encontramos con el R8 (16 metros), el cual anclamos artificial (construyendo un anclaje elevado para protegerlo de las cabezas de agua) a la derecha del caudal. Nuevamente el aterrizaje del rappel es en una poza profunda de unos 6 metros de longitud.

Instalando el anclaje del    R8

Instalando el anclaje del R8

Luego de avanzar otros 50 metros nos encontramos con el R9 (20 metros), el cual anclamos artificial a nivel de suelo. Este rappel tiene un extraplomo bastante filoso y consideramos importante prestar particular atención a cuidar la cuerda. El aterrizaje, como es característico de este cañón, es en otra poza de agua profunda, de unos 10 metros de longitud.

A escasos 30 metros nos encontramos con la oportunidad de saltar o toboganear 6 metros hasta una gran poza de unos 6 metros de longitud.

Caminando unos 50 metros más adelante nos encontramos arriba del R10 (22 metros), donde podíamos ver delante de nosotros una serie de caídas que llevan al sector más profundo y oscuro del cañón, el cual apodamos las entrañas de la bestia. Al no encontrar ningún sitio apto para anclar artificial o natural, optamos por construir un anclaje Abalakov en una piedra en el centro del caudal. Nuevamente, no creemos que este anclaje sobreviva una cabeza de agua, de ahí recordamos la importancia de llevar siempre material para construir nuestros anclajes cuando esto sea necesario.

Descendimos por cuerda y avanzamos otros 30 metros hasta llegar al R11 (20 metros), el cual anclamos artificial en la pared de piedra a la derecha del caudal. Este rappel nos llevó directamente a las entrañas de la bestia, una gran poza profunda con paredes absolutamente verticales, escondida dentro de una oscura “casi caverna”. Las entrañas de la bestia no cuenta con ningun sitio donde ponerse de pie más que una repisa mojada que conforma la siguiente catarata, y el único lugar con piedra maciza para anclar se encuentra en la pared izquierda varios metros sobre el agua. Por este motivo, el ultimo integrante del equipo debió tratar este rappel como un multipitch en secuencia con el R12 (17 metros), o sea que en lugar de rappelear hasta la poza de agua debió hacer un péndulo hacia la izquierda hasta alcanzar la estación colgante del R12, y desde allí recuperar cuerda y volver a instalar para el rappel siguiente.

Arriba del    R10   , con vista a las entrañas de la bestia.

Arriba del R10, con vista a las entrañas de la bestia.

El R12 aterriza en aguas profundas (pero con bloques de piedra, por ende no pudimos saltar), de las cuales salimos nadando para encontrarnos inmediatamente una desescalada bastante expuesta. Por seguridad, optamos por instalar un anclaje (R13, 6 metros), aunque de nuevo las paredes eran pura ceniza compactada y solo encontramos un pequeño bloque de basalto donde pudimos colocar un solo parabolt, el cual usamos para colgar la cuerda y asistirnos en la desescalada por el chorro.

Saliendo de las entrañas de la bestia.

Saliendo de las entrañas de la bestia.

Aterrizamos en una poza profunda de unos 15 metros de longitud. Una vez fuera del agua, nos encontramos con que el cañón se abre bastante y deja de ser tan encerrado y vertical, aunque aún nos faltaba avanzar para encontrar la salida.

Caminamos unos 160 metros con ocasionales desescaladas hasta llegar al R14 (20 metros), donde anclamos artificial a nivel de suelo sobre una enorme roca colapsada. Para proteger la estación de rappel de las crecidas tuvimos que colocarla en un sitio con una salida algo incómoda, así que tuvimos cuidado y usamos la asistencia de nuestros compañeros para llegar a ella. De ahí rappeleamos pasando un extraplomo hasta aterrizar en una gran poza profunda de unos 8 metros de longitud.

Inmediatamente después nos encontramos dos curvas en el cañón,  donde desescalamos por un cajoncito encerrado que se vuelve a abrir poco después. Avanzamos otros 50 metros hasta llegar a un tobogán (o salto) de 5 metros, el cual aterriza en una gran poza profunda.

Mordor comenzaba a abrirse paulatinamente y el recorrido se hizo visiblemente más plano. Seguimos avanzando unos 370 metros hasta encontrarnos con la unión de un río tributario (el cual no aparece en el topográfico 1:50k).

Unos 250 metros más adelante llegamos a una pequeña catarata, la cual podíamos desescalar o saltar (unos 3 a 5 metros, dependiendo de donde se opte saltar).

Unos 125 metros más adelante (a la derecha de otra cataratita que ingresa a otro pequeño cajón) encontramos la rampa de salida hacia los potreros.

SALIDA

Una vez que el río alcanza los potreros, en pocos minutos remontamos al sendero de acceso y de ahí caminamos de vuelta hacia Bajos del Toro.

El equipo de Toros dentro del cañón

CAUDAL

Al estar en las partes altas del río desagüe el caudal de esta ruta es poco importante. Sin embargo al ser este un río con alto riesgo de exposición a Lahares puede ser EXTREMADAMENTE peligroso. Fuertes cabezas de lodo y ceniza volcánica han esculpido el profundo cañón y cualquier equipo de barranquistas atrapado aquí durante un lahar tendría muy pocas (o nulas) probabilidades de sobrevivir. Regresaremos solamente en plena temporada seca y con un pronóstico climático favorable.

Las fantásticas aguas Esmeraldas de Mordor

FICHA TÉCNICA

TEMPORADA: De Enero a Abril

DESNIVEL: 228 metros

LONGITUD: 1.4 Km

APROXIMACIÓN: 5.2 Km

DESCENSO: 3 - 6 Horas

SALIDA: 3.9 Km

RÁPEL MÁS LARGO:  40 metros

CUERDAS: 2×60 metros

MATERIALES: Cordino de 7mm (para reemplazar Abalakov del R1), maillones, parabolts y equipo perforante.

NEOPRENO: 5 - 7 mm

PELIGRO DE CABEZAS DE AGUA: Elevadísimo. Se llama Río Desagüe por un motivo: cada vez que llueve en las partes altas del volcán hay deslizamientos en las paredes del barranco, formando fuertisimas cabezas de agua y lahares que han esculpido esta profunda garganta.

HOJA 1:50k: Quesada